MALABSORCIÓN DE FRUCTOSA 

La fructosa es un hidrato de carbono o azúcar que se encuentra de manera general en las frutas y en otros alimentos como en la miel y las verduras. La fructosa se ingiere principalmente en forma del disacárido sacarosa (azúcar común), esta molécula se hidroliza (se separa), por acción de una enzima, en el intestino delgado en cantidades iguales de fructuosa y glucosa. La fructosa debe ser absorbida por las células intestinales y metabolizada por nuestro organismo para poder ser utilizada (1). En el momento en el que hay un problema en degradación a causa de un error de la enzima encargada, esto impide su absorción y es cuando surge la intolerancia a la fructuosa.

La malabsorción de fructuosa dependerá de la cantidad y de la concentración ingerida y, además, existen grandes variaciones en la capacidad  para absorber este azúcar ente diferentes individuos.

Los síntomas de malabsorción se dan al llegar la fructuosa no absorbida al colon,  esta reacciona con las bacterias intestinales y es fermentada, produciendo gases y molestias gastrointestinales, como dolor abdominal, diarreas o náuseas.

¿Cómo se diagnostica?

El diagnostico lo debe de realizar un digestólogo y se hace a través del test del hidrógeno expirado o test del aliento para valorar la cantidad de hidrógeno que se expira tras la administración de fructuosa. Si la fructuosa no se puede digerir en la luz intestinal, las bacterias la fermentan y producen hidrógeno. Si el test da positivo se puede decir que existe intolerancia a la fructosa (2).

La malabsorción a la fructosa no es lo mismo que la intolerancia hereditaria a la fructosa (IHF). La IHF es un trastorno genético en el que existe un deficit o ausencia en la enzima hepática aldolasa B. Se suele diagnosticar en edades tempranas (1).

Características de la dieta:

La finalidad de la dieta controlada en fructosa es limitar el aporte de este azúcar hasta concentraciones que permitan disminuir los síntomas de intolerancia en pacientes con malabsorción de fructosa.

La ingesta de alimentos con un contenido de fructosa superior al de glucosa, así como alimentos que contengan mezclas de fructosa y sorbitol (azúcar polialcohol que puede competir por el mismo transporte que la fructosa), son las principales causas de la aparición de malabsorción de este azúcar y, por lo tanto, de intolerancia.

El contenido de azúcares de las frutas guarda una estrecha relación con su estado de madurez y su sabor dulce. Las frutas menos maduras y, por tanto, más insípidas, tienen un menor contenido en azúcares y se pueden tolerar mejor.
Es probable que las frutas con un contenido similar de fructosa y glucosa y con poco sorbitol se toleren mejor.

Contenido de fructosa de algunas frutas:

En la tabla se puede observar el contenido de fructosa y glucosa de algunas frutas. Además, se clasifican las frutas como aptas o no aptas según lo explicado hasta ahora, por lo tanto, según su contenido en fructosa, si hay exceso de fructosa sobre la cantidad de glucosa que aportan y si contienen sorbitol. Estos factores son susceptibles de dar molestias y hacer que las frutas no sean bien toleradas por el organismo. También, se tiene que tener en cuenta la variabilidad de absorber este azúcar entre los diferentes individuos.

Valores de fructosa y glucosa por 100 g de porción comestible.

Fructosa (g) Glucosa (g) Exceso de fructosa

(fructosa >glucosa)

Sorbitol Apta
Manzana 6-8 1-4 2-7 0,2-1 ×
Pera 5-9 1-2 3-8 1,2-4,5 ×
Naranja 2-3 2-3 0 ND
Aguacate 0,1 0,3 -0,25 0
Kiwi 4-5 4-6 0  0
Fresas  1-3 1-3  0  <0,1
Uva cruda  5-7 5-7  0  0,2 ×
Cereza  5-7 5-7 1,4-2,1  0 ×
Pasas  14-16  28-30  14-16  0 ×
Piña natural  2-3  2-4  0-1  0
Pomelo  1-3  1-3  0  ND
Sandía  3-5 1-3  0-4  ND ×
Melocotón  0,2-1,5  0,2-1,5  0  0,2-1,3 ×
Plátano  2-4 3-6  0  0
Melón  2-4  1-2 0-3  ND ×
Higos secos  26-28  28-30,5  0  0 ×
Coco crudo  1-3  1,5-3,5  0-1,5  ND
 Moras   2-3  2-3  0   ND
Frambuesas 1-3 1-3 0 <0,1

Adaptada de:  Salas-Salvadó J. Nutrición y dietética clínica (2). Tabla de la Composición de alimentos de UK (3).

Dieta controlada en fructosa:

Los alimentos permitidos son los que no deberían dar síntomas de intolerancia y por lo tanto se pueden incluir en la dieta, en cambio los no permitidos son los que pueden dar síntomas de malabsorción ya que contienen fructosa en mayor o menor cantidad, por lo que sería recomendable excluirlos de la dieta.

Grupos de alimentos Alimentos aconsejados Alimentos desaconsejados
Frutas  Valorar tolerancia individual.  Frutas naturales o en compota y zumos de fruta.
 Vegetales, legumbres Todos (vigilar el consumo de judías verdes, soja, lentejas, garbanzos, espárragos, tomates y puerros). Patatas, patatas fritas caseras o comerciales.  Ninguno
Lácteos Leche, queso, yogur natural, mantequilla. Leche condensada, batidos de leche, helado comerciales, Yogur con frutas, vainilla o saborizado.
Carnes, pescado Carnes y pescados naturales. Si elige jamón cocido, pechuga de pavo (major % de carne) y jamón país. Comprobar todas las carnes, pescados y embutidos preparados comercialmente.
Huevos Todos Ninguno
Grasas Aceite de oliva virgen extra, aceite de oliva, aceite de girasol alto oleico.

Si se elige: mantequilla, margarina

Ninguno
Cereales Trigo, centeno, cebada, avena, maíz, arroz, tapioca. Productos elaborados a partir de estos (harinas, pan, pasta italiana, sémolas). Ninguno
Postres, galletas, mermelada (en el caso de consumirlos) Helados y galletas caseras elaboras con glucosa o sacarosa. Postres sin fructosa o sorbitol.

Mermeladas y dulces sin fructosa ni sorbitol.

Comprobar todos los helados comerciales, sorbetes, polos, pastelería, chocolates, bollería, galletas comerciales, pastas dulces. Especialmente, aquellos calificados como “ sin azúcar” o dietéticos” o “para diabéticos”
Edulcorantes (si se consumen) Glucosa, polímeros de glucosa, jarabes de glucosa, sacarosa. Sacarina, aspartamo, ciclamato. Edulcorantes artificiales sin fructosa ni sorbitol. Miel, fructosa, sorbitol. Azúcar de fruta. Jarabe de maíz rico en fructosa.

Comprobar todas las mermeladas, almíbar, gelatina, dulces, caramelo, chicles. Especialmente aquellos calificados como “ sin azúcar” o dietéticos” o “para diabéticos”.

Frutos secos Todos tostados o crudos sin sal El resto
Sopas Sopas o caldos caseros utilizando alimentos permitidos. Si se utilizan: extractos de carne, cubitos Ninguna
Bebidas Leche, té, café, cacao puro sin azúcar añadido.

En el caso de elegirlos: refrescos edulcorados solo con sacarina o aspartamo (sin azúcar o saborizantes de frutas)

Zumos de fruta, alcohol, licores de frutas, batidos de frutas, bebidas refrescantes de cola, naranja y limón.
Condimentos Especias, hierbas aromáticas, esencias, colorantes, sal yodada, pimienta, mostaza, curry, vinagre. Ketchup, salsas comerciales que contengan fructosa o sorbitol.

Adaptado de: Salas-Salvadó J. Nutrición y dietética clínica (1).

Ideas de menú para dietas controladas en fructosa:

Os propongo 2 menús controlados en fructosa, los alimentos que contienen este azúcar deberían cuantificarse en función de la tolerancia personal de cada individuo.

Día 1  Día 2
Desayuno Café con leche

Pan con aceite de oliva virgen extra y queso fresco

Bol con yogur natural, nueces y arroz hinchado*
Media mañana Infusión y un puñado de frutos secos  Tostada con aguacate
Comida Sopa de pasta

Pescado blanco a la plancha con champiñones

Yogur natural

Espirales salteados con ajo, calamar y gambas peladas

Lechuga y zanahoria rallada**

Yogur natural

Merienda Tostadas con crema de cacahuete casera Naranja**
Cena Crema de zanahoria

Tortilla francesa

Fresas

 Crema de coliflor**

Contra muslo de pollo a la plancha

Yogur natural

*Sin azúcar añadido.

**En las cantidades toleradas.

En el caso de que se presente intolerancia a la fructosa, sería recomendable acudir a la consulta de un/a Dietista-Nutricionista, en la que poder recibir asesoramiento y poder alcanzar una alimentación lo más variada posible, adaptada a vuestra tolerancia personal a este azúcar y a vuestros hábitos alimentarios. Además, se debe valorar en qué cantidad y qué alimentos son tolerados por la persona para decidir si es necesaria una suplementación.

Referencias:

(1) Jordi Salas-Salvadó, Anna Bonada , Roser Trallero , M. Engràcia Saló, Rosa Burgos. Nutrición y dietética clínica. 3ª edición. Barcelona. 2014 Elselvier.

(2) Cínica ServiDigest: Disponible: https://www.servidigest.com/ca/serveis/proves-funcionals-digestives/test-dhidrogen-espirat/

(3) UK. Mc. Cance. Widdowsons.Composition of Foods Integrated Dataset.